Página oficial del ColpBOL®
Ellos y ellas hacen grande el Colpbol
 
Qué es el Colpbol
 


El Colpbol es una nueva modalidad deportiva creada por el profesor de Educación Física Juanjo Bendicho, que en los últimos 14 años se ha consolidado como un nuevo referente deportivo, innovador e integrador, y con unas grandes potencialidades educativas.

El Colpbol nace a través de un proceso de investigación-acción en la práctica diaria de las clases de Educación Física. Su génesis es la búsqueda de un deporte de equipo que supere las limitaciones educativas de los deportes tradicionales. Es decir, un juego colectivo que fomente la máxima participación posible de todos los jugadores, sea cual sea su nivel fisicomotor y sus condiciones; que reduzca al mínimo las diferencias individuales y exija una imprescindible colaboración y comunicación colectiva para lograr el objetivo final del juego, el gol; es decir, un verdadero y auténtico JUEGO DE EQUIPO.

Surge en el año 1997 en Valencia donde se afianza como una nueva modalidad deportiva a través del trabajo escolar, como un nuevo contenido dentro la área de Educación Física a Primaria y Secundaria. Esta dinámica se extiende posteriormente a otros ámbitos deportivos con las primeras competiciones locales y comarcales y su vertiente puramente recreativa en niños y adultos.

 


DEFINICIÓN

 

El Colpbol se define como un deporte colectivo de invasión disputado por dos equipos mixtos de 7 jugadores en un espacio claramente definido, cuya finalidad es introducir, a base de golpeos con las manos, una pelota en la portería contraria.

 

BASES DEL JUEGO

 

Las bases del Colpbol son las características singulares del juego, que lo hacen innovador y diferente y le dan su personalidad y naturaleza propia. La pretensión fue crear un deporte dinámico, coeducativo, integrador y solidario y a la vez divertido y motivador. Los dos pilares fundamentales del Colpbol, que definen su esencia son la cooperación elevada a la máxima potencia, es un juego al primer toque obligatoriamente y la coeducación, al ser un juego siempre mixto. Estas son las bases del Colpbol:


Acentuación del espíritu colectivo

El Colpbol es un deporte que evita el incremento de las desigualdades, realzando el espíritu colectivo; un verdadero deporte en equipo, un deporte que fomenta la máxima participación de todos sea cual sea su nivel fisicomotor y que promueve la máxima cooperación, suavizando la gran carga de individualismo de otros deportes de su misma categoría. De este propósito básico surge la regla más genuina y esencial del Colpbol y que lo diferencia de cualquier otro deporte de invasión: la pelota no puede atraparse ni retenerse, solo se puede golpear y sobretodo ningún jugador puede nunca golpear la pelota dos veces consecutivamente; solo podrá tocar el balón en el momento que un compañero, preferiblemente, o un contrario lo hayan hecho con anterioridad. Con eso matizamos completamente el individualismo con un juego en equipo total. Nunca un jugador puede crear juego por si solo y necesita siempre el apoyo de los compañeros, y no solo de uno, ya que la gran movilidad del esférico y la imposibilidad de inmovilizarlo o pararlo hace a todos los miembros del equipo igual de importantes.

Esta dinámica hace brotar un auténtico sentido de cooperación, de equipo, de trabajo común y se convierte en un agente socializador con una gran carga de beneficios socioafectivos asociados, que se manifiestan en el alto grado de implicación de todos en los objetivos del grupo, en los sacrificios y renuncias individuales por ayudar al equipo y en el alto nivel de autoestima que crece al sentirse todos útiles y necesarios dentro del colectivo. Fomenta el espíritu de equipo y además promueve un aumento progresivo de la iniciativa personal en el juego por parte de todos los participantes.

Coeducación e igualdad de género. Integración. Deporte para todos

Por otro lado el Colpbol es un deporte que no diferencia ni provoca rechazos, especialmente en la dicotomía entre chicos y chicas. La coeducación es uno de los pilares fundamentales del Colpbol. Nace como un deporte originalmente y obligatoriamente mixto. Un deporte coeducativo. Esta participación conjunta de jugadores y jugadoras la vivencian los participantes de una forma natural porque el juego ha nacido así, como consecuencia de su espíritu integrador y por el carácter no determinante de las capacidades físicas para su práctica, pudiendo ejercitarse en unas condiciones semejantes tanto por jugadores como por jugadoras, potencialmente con las mismas posibilidades de éxito. El Colpbol rompe con la permanente y restrictiva dicotomía entre deporte de chicos y de chicas: balonmano masculino-balonmano femenino, baloncesto masculino-baloncesto femenino … y de criterios sexistas que diferencian deportes de chicos ( rugby, fútbol…) y deportes de chicas (aeróbic, gimnasia, danza, balonvolea…). El Colpbol es para todos y juegan juntos. Y lo ven y lo perciben como una cosa normal porque es una de sus características propias.

Y esta pretensión integradora no solo se circunscribe al punto de vista sexual sino parte desde una idea global; el propósito es consolidar un deporte para todos, sin ninguna exclusión, que no discrimine, en referencia especial a la distinción entre los más hábiles y los menos competentes desde el punto de vista motor o los físicamente más o menos capaces. Tiene un carácter abierto, no solo para los mejores o más dotados. De hecho en la práctica real del juego todos tienen una importancia semejante, se constata una necesidad de todos los miembros del equipo por igual, al no poder destacar individualmente nadie sin la ayuda constante de los demás.

Superación de estereotipos

Por otra lado, el Colpbol es un deporte que supera estereotipos, tanto técnicos como de comportamiento de otros deportes. En primer lugar no hay un modelo indeseable en el que fijarse. La connotación del deporte de alto rendimiento influye en la iniciación deportiva de forma negativa por la copia de modelos técnicos erróneos y sobretodo modelos de comportamiento indeseables ( agresividad, fingimientos, trampas, faltas de respeto, competitividad exacerbada, insolidaridad). Este hecho no se da en el Colpbol al no existir un modelo a copiar. Y este hecho, por otra parte, fomenta enormemente la creatividad motriz de los propios jugadores que dan continuamente respuestas originales a las diferentes situaciones motrices a las que se enfrentan.

Igualdad de oportunidades

El Colpbol en su condición de deporte nuevo permite que todos los participantes comiencen de cero ya que no hay nungún aprendizaje previo consolidado.
La desigualdad dada en el aprendizaje de los deportes tradicionales a causa de los conocimientos y prácticas previas de muchos de los participantes queda diluida por su carácter nuevo e innovador. Todos comienzan de cero.

Éxito y autoestima

El juego tiene un alto porcentaje de éxitos motrices. Este aspecto viene dado por diferentes circunstancias. En primer lugar por el habilidad fundamental del Colpbol, el golpeo; esta habilidad natural y sencilla permite al jugador su ejecución con éxito habitualmente. No solo tiene éxito quien golpea el balón y marca gol, también quien golpea ejecutando un buen pase al compañero, o quien intercepta un pase del equipo contrario o quien lo golpea alejandolo hacia una zona menos peligrosa para su equipo… Si el educador o entrenador sabe vehicular estas acciones reforzándolas continuamente hace crecer el sentimiento de competencia del jugador, que es capaz, que es bueno, lo cual incrementa su autoconcepto y su autoestima.

El aumento de la autoestima y la consecución de pequeños éxitos repercute en una actitud más positiva, participativa y activa en el deporte y en la actividad física en general y en el Colpbol en particular. Ciertos alumnos caracterizados por la pasividad y la falta de iniciativa se integran a través del Colpbol con una mayor rapidez y facilidad en la práctica deportiva.
A parte de, no menos importante, posibilitarnos la presentación de actividades motrices cada vez más complejas al alumnado que afrontará desde una disposición de confianza y creencia en sus propias posibilidades.

Además el sentimiento de integración al grupo, de sentirse útil e importante en el equipo crea relaciones sociales y lazos afectivos desde un punto de partida positivo y reconfortante y repercute asimismo en ese crecimiento personal.

En definitiva, la gran carga de beneficios en el ámbito socioactitudinal viene dada por diferentes cuestiones anteriormente señaladas: el alto grado de implicación de todos en los objetivos del grupo, el sacrificio y renuncias individuales por ayudar al equipo, el alto nivel de autoestima que crece al sentirse todos útiles y necesarios dentro del colectivo, además del alto porcentaje de éxitos motrices en el juego derivados de la sencillez en su puesta en acción y sobretodo en la natural y fácil ejecución del habilidad fundamental del juego, el golpeo.

Dinamismo

El Colpbol es un deporte que muy dinámico, que permite un goce total de los participantes, que lo vivencian como una actividad física plena. En la dinámica de juego el balón no puede retenerse y nunca se para, lo cual aumenta el grado de intensidad y placer en su práctica. Es un deporte muy motivante. Un deporte que engancha y que allá donde se introduce está ganándole terreno en el tiempo de ocio y juego de los niños y adolescentes a otras modalidades tradicionalmente más consolidadas.


Riqueza motriz

El Colpbol es un deporte muy rico desde el punto de vista motriz. Permite una gran diversidad de gestos y acciones técnicas basadas en la golpeo dada la posibilidad que el impacto al balón pueda realizarse tanto por el aire, como a ras de suelo. Este se lleva a cabo fundamentalmente con las manos, aunque pueden utilizarse otras partes del cuerpo como los brazos, la cabeza o el tronco, la parte superior del cuerpo.
Asimismo entran en acción habilidades básicas como la carrera, el salto, el giro, las habilidades perceptivomotrices, etc.
Todo este abanico de posibilidades técnicas junto a la regla básica del único toque convierten el Colpbol en un deporte con numerosas acciones espectaculares y de gran belleza plástica.
Además tiene una vinculación técnica y afectivosocial clara con la pelota valenciana, especialmente con la modalidad del raspall, con la que comparte una gran variedad de gestos técnicos y golpes característicos.

Sencillez. Atención a la diversidad.

Por otra parte el Colpbol se concibió como un juego reglamentariamente muy sencillo, susceptible de ser utilizado con personas de cualquiera edad y condiciones. Con esta simplicidad normativa pretendía en primer lugar facilitar la fluidez del juego, favorecer la comprensión, evitar al máximo los conflictos y discrepancias en la interpretación y uso práctico de toda la normativa e impulsar la potencial introducción temprana del Colpbol en edades más pequeñas y en colectivos desfavorecidos o con discapacidad. El Colpbol permite disfrutar ininterrumpidamente de un juego fluido y continuo.

Estas bases fundamentan la esencia del Colpbol, y junto con el progresivo crecimiento que en pocos años ha experimentado tanto en difusión como en número de practicantes y competiciones lo han convertido en un nuevo referente deportivo, que contribuye por una parte a la educación integral de los niños y niñas en el ámbito educativo, ofrece una alternativa novedosa y atrayente para la recreación de niños y adultos y además sirve como una opción para satisfacer ese deseo de competir que todos tenemos, desde unos parámetros de máxima igualdad, de cooperación, de respeto y de verdadero disfrute con la práctica deportiva.